Hosting: todo lo que hay que saber

Tecnología en línea para no quedar afuera.

La tecnología avanza y con ella la educación, pero, muchas veces, no necesariamente ambas marchan al mismo ritmo. El uso de la computadora, los software específicos, las redes sociales y los sitios web como herramientas para captar la atención de los estudiantes no crece al ritmo que el alumnado exige.

Por ejemplo, la utilización de un sitio web o un blog, algo que a los chicos les resulta sencillo puede transformarse en una muralla dificil de escalar para el docente.

Pero a no desesperar, acá va una breve guía para no desfallecer en el intento de mejorar la forma de “llegar” al estudiantado.

La mayoría sabemos que es un sitio o página web ya que millones y millones de páginas se abren a nuestros ojos difundiendo un amplio abanico de información y servicios que nos conectan con el mundo, pero pocos conocen cómo funciona un sitio web o página web.

Una página web consta de un dominio, que es el nombre que la identifica y que se registra dependiendo el país en organismos o empresas determinadas: en Argentina www.nombredelapágina.com.ar  se tramita en NIC Argentina.

El servicio de hosting es lo que nos permite tener la página concretamente, accesible en Internet (on line), en otras palabras sería como la cochera del auto.

Y el desarrollo del sitio lo crean los diseñadores web, aunque existen algunos programas que permiten crear una página básica y hogareña de forma gratuita.

Cómo elegir un hosting

Teniendo diseñado nuestro sitio, y luego de cargar el contenido que deseamos, el hosting o alojamiento adquiere una  vital importancia para que el mundo -o los alumnos-, conozcan la información que queremos mostrar, pero ¿como elegir un hosting?

En la red existen muchas opciones que van desde la gratuidad hasta las empresas costosas para brindarnos este servicio. El problema consiste en saber cual se adapta a nuestras necesidades.

El primer punto es comenzar con un web hosting económico, ya que inicialmente nuestro sitio cuenta con poco tráfico (visitas) y contratar un hosting de mayor tamaño seria desperdiciar dinero.

Otro punto es asegurarnos que  la empresa ofrece un web hosting con upgrade, que quiere decir que nos permite contratar otro paquete de hospedaje web con mejores cualidades cuando sea necesario y los mismos datos de la cuanta se migrarían al nuevo paquete de hosting.

Como tercer consejo, y bastante importante, contratar un servicio en nuestro idioma con buen soporte técnico como así también investigar la reputación de las empresas de hospedaje web por medio de buscadores como Google y redes sociales como Facebook y Twitter, lo que debemos buscar es si hay quejas del servicio y qué tipo de quejas son, tenemos que tomar en cuenta opiniones sobre el comportamiento de los sitios hospedados en esa empresa y el tipo de soporte técnico que brindan.

Las empresas de hosting suelen ofrecer promociones con grandes descuentos a clientes nuevos que pueden resultar muy atractivas, sin embargo el medio y las facilidades de pago son detalles a tener en cuenta para tener un mayor control sobre lo que nos cobran. El hecho que acepten acepten pagos a traves de PayPal, DineroMail, Rapipago y tarjetas nos nos abre un buen abanico de posibilidades que se adapte a nuestras necesidades.

Si la empresa de hospedaje web nos brinda la posibilidad de contratar directamente dominios a buen precio, puede ser ventajoso para nosotros, pero también un futuro dolor de cabeza ya que pueden poner el dominio a su nombre para tenernos de “rehenes” y desalentarnos a cambiar a futuro de empresa por algún incumplimiento o por alguna promoción ventajosa de otro servidor.

Finalmente, la cantidad de memoria RAM que nos permita usar el servicio resulta fundamental. La misma se usa cuando la página se cargue al servidor. Si nuestra página tiene un determinado peso, es importante contar con una buena cantidad de memoria para que no se “cuelgue” o salga de servicio.

El hosting y la velocidad de carga del sitio es uno de los factores más importantes. Debe ser rápido y estable, ya que esto repercutirá en la experiencia del usuario que visite la web.

Una página que demora en cargar es un sitio al que seguramente no volveremos a entrar y difícilmente nuestros alumnos lo hagan.

 

Compartílo

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Enteráte antes!